En 1992, el reconocido artista internacional dominicano, Juan Luis Guerra, conmovió al país y al mundo con su canción «El costo de la vida». Se trató de una composición musical producida con las melodías del contagioso merengue que caracteriza al pueblo dominicano, que resume lo que hace 28 años se vivía en país.

Para entonces, desde hacía varios décadas, en República Dominicana se respiraban ambientes tensos con respecto a la economía y otros aspectos políticos. Llegado el 1992, con el fin de optimizar el sistema recaudador del Estado, se aprobó el Código Tributario.

Este paso significaba algún avance en términos económicos, a pesar de las posibles irregularidades que con el tiempo mostraran las nuevas normas, pero cualquier desarrollo en este sentido, solo se podría apreciar a medida que pasara el tiempo.

Mientras esto sucedía, las melodías resonantes de Juan Luis sonaban como un modo de expresión popular.

Esta canción, reconocida en diversas partes del mundo, además de hablar sobre economía, también toca otros temas. En uno sus versos expresa lo siguiente: «Si la corrupción juega ajedrez. A nadie le importa qué piensa usted»

Desde luego podría decirse que República Dominicana no es la misma de antes. Sin embargo, genera curiosidad como las manifestaciones de los últimos días en la Plaza de La Bandera de Santo Domingo, evocan la lírica de esos versos, tras haber transcurrido casi tres décadas de este éxito musical.

Deja un comentario