Norwegian Cruises Line ha anunciado este martes que amplía la suspensión de las travesías de sus tres marcas hasta el 31 de mayo de 2021, un mes más de la fecha establecida en enero, debido a la pandemia de coronavirus. En un comunicado, la naviera asegura que continúa trabajando en su plan de reanudación de servicios para cumplir con los requisitos del Marco para la Orden de Navegación Condicional de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de los Estados Unidos.

Por ese motivo están suspendidos todos los viajes de Norwegian Cruise Line, Oceania Cruises y Regent Seven Seas Cruises con fechas de embarque hasta el 31 de mayo.

El 18 de enero la compañía había extendido la suspensión hasta el 30 de abril y en diciembre lo había hecho hasta el 31 de marzo, prácticamente los mismos pasos que el resto de compañías del sector, que es uno de los más castigados por la pandemia, primero por una alta incidencia de contagios y luego por las medidas preventivas que obligan a mantener los barcos en puerto.

Al igual que hizo en enero, Norwegian indicó que sigue trabajando con las autoridades sanitarias globales y nacionales y su propio panel de expertos para tomar las medidas apropiadas para proteger la salud de la tripulación, los pasajeros y la población de los puertos que visitan sus barcos.

Los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de EE.UU. establecieron en octubre pasado que para poder reanudar sus viajes desde puertos de este país las compañías deben cumplir con los requisitos de la Orden de Navegación Condicional.

Esa orden hace necesario que las compañías “tomen las medidas adecuadas de salud y seguridad de los tripulantes, mientras aumentan la capacidad de sus laboratorios para testear a futuros pasajeros”.

Norwegian Cruise cuenta con una flota combinada de 28 barcos con sus marcas, que ofrecen itinerarios a más de 490 destinos en todo el mundo. Además, tiene nueve barcos adicionales programados para su entrega en 2027.

Los CDC aludieron a la “evidencia” de que los viajes en cruceros “facilitan y amplifican la transmisión de la covid-19, incluso cuando los barcos navegan con una capacidad de pasajeros reducida”, y por ende con el riesgo de transmisión de la enfermedad en las comunidades a las que atracan los buques.

Sujeta a un plan de reestructuración desde 2020, Norwegian anunció en enero en Copenhague un nuevo plan de negocio que incluye eliminar las rutas de larga distancia y concentrarse en los viajes en Europa para garantizar la supervivencia de la compañía, justificado por sus problemas económicos y por las restricciones de viajes impuestas por el coronavirus.

Según la Asociación Internacional de Líneas de Cruceros (CLIA, en inglés), la paralización del sector en 2020 supuso la pérdida de 77.000 millones de dólares en actividad económica a nivel global, de 518.000 empleos y de 23.000 millones de dólares en salarios.

FUENTE: HOSTELTUR

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here